Embrace The Darkness – Abraza la Oscuridad (2)

Lady Shay es la última de su especie. Mitad humana, mitad Shalott, su sangre es un precioso afrodisíaco para los vampiros, que lo consideran más preciado que el oro. Aunque los Shalotts son reconocidos asesinos, una maldición lanzada sobre Shay la hace ir a parar al lote de una subasta de esclavos, donde su suerte es incierta…
Viper, el seductor líder de un mortífero clan de vampiros, no puede explicar su deseo por poseer a la hermosa Shalott que una vez salvó su vida, pero ahora él es libre de hacer lo que quiera con ella. Extrañamente, aunque que él desea tanto el cuerpo como la sangre de Shay, él quiere que ella se entregue por voluntad propia.
Un mal oculto ha estado acechando a Shay desde que dejó el mercado de esclavos con Viper. Un mal que pone en peligro la existencia misma de la especie de Viper, y no hay razón por la que debería exponerse a ese peligro sólo para proteger a un Shalott. Pero el amor que siente por Shay es suficiente para hacerle ir voluntariamente al infierno y volver si eso significa pasar una eternidad con ella en sus brazos…
Part human, part Shalott demon—the feared assassins of the demon race—bronze-skinned, golden-eyed beauty Lady Shay has blood that’s a potent mix of vampire aphrodisiac and cure-all. Bound by a curse to the guardianship of a greedy troll, Shay soon finds herself being sold to a stunning, silver-haired vampire whose life she saved only weeks earlier. Named Viper, the vampire is determined to win her for his own—without the aid of enchantment—but Shay finds it hard to believe that Viper wants anything but to drain her dry. Fueling Shay’s mistrust is the memory of her father, lost to a vampire clan when Shay was just a child. As it turns out, that same clan is now in pursuit of Shay, planning to use her blood to cure their leader’s mysterious illness. Viper and Shay spend most of the book outrunning the clan’s dark forces—all manner of monsters and hellhounds—occasionally losing themselves in their spiraling emotions. Though black satin sheets, gothic candelabra and the demonic beasts feel stock, the second book in Ivy’s Guardians of Eternity trilogy delivers plenty of atmosphere and hot-blooded seduction.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: