Mordiscos De Viernes Noche – Friday Night Bites (2)

Tú pensarías que titulares como ése podrían haber provocado que los ciudadanos de la Ciudad del Viento se levanten en armas contra los amigos chupasangres. En su lugar, diez meses más tarde, estamos disfrutando de un status de celebridad reservado para la elite de Hollywood – vallando a los paparazzi que son sólo ligeramente menos peligrosos que las cruces y estacas empuñadas por cazadores. No me malinterpreten, José Público no está exactamente entusiasmado con estar viviendo palmo a palmo con los no muertos, pero al menos no han tomado por asalto el castillo aún.
Pero todo eso cambiará una vez que conozcan acerca de las Raves – fiestas masivas de alimentación donde los vampiros rondan humanos como ganado y beben de ellos mismos como estúpidos. La mayor parte de los vampiros civilizados se oponen a este comportamiento, poniendo a los meros mortales a gusto con su política de pedirle a la persona consentimiento, antes de tomar un gran sorbo de la cosa roja. Sin embargo, eso no lo hace una buena copia para un reportero primerizo en búsqueda de impresionar a su familia de la alta sociedad.
Así que ahora mi “maestro,” el centurias de viejo y aún así hermosamente bien preservado Ethan Sullivan, quiere que me reconecte con mi familia de clase media-alta y actúe como intermediario entre los vampiros y humanos – y mantenga los aspectos más desagradables de nuestra existencia lejos de los medios. Pero alguien no desea que la gente y los vampiros jueguen limpio – alguien con un antiguo rencor.
You’d think headlines like that would have provoked the fine citizens of the Windy City to take up arms against us bloodsucking fiends. Instead, ten months later, we’re enjoying a celebrity status reserved for the Hollywood elite—fending off paparazzi only slightly less dangerous than cross and stake-wielding slayers. Don’t get me wrong, Joe Public isn’t exactly thrilled to be living side-by-side with the undead, but at least they haven’t stormed the castle yet.
But all that will change once they learn about the Raves—mass feeding parties where vampires round up humans like cattle and drink themselves silly. Most civilized vampires frown on this behavior, putting mere mortals at ease with their policy of asking a person’s consent before taking a big gulp of the red stuff. However, that doesn’t make good copy for a first time reporter looking to impress his high society family.
So now my “master,” the centuries old, yet gorgeously well-preserved Ethan Sullivan, wants me to reconnect with my own upper class family and act as liaison between humans and vampires—and keep the more unsavory aspects of our existence out of the media. But someone doesn’t want people and vamps to play nicey-nice—someone with an ancient grudge.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: