Sin Piedad (2)

Giselle McKenzie temblaba inexplicablemente con aquel susurro que reverberaba primitivamente en toda su consciencia. Sabía que aquel hombre sentado frente a ella en el pintoresco restaurante no podía haberlo emitido…Sin embargo, cada vez que éste colocaba su mano sobre la suya, oía de nuevo el misterioso y primitivo rugido que la hacia estremecer de placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: